1. 60-26
  2. 60-27

VERDADERO

Según las evidencias disponibles hasta el momento, el virus no es transmitido por la leche materna, con lo cual su consumo no sería un riesgo para el bebé. Asimismo, es sabido que la leche materna contiene “defensas” (anticuerpos) provenientes de la madre, generados por su sistema inmunológico luego de enfrentar a todos los patógenos con los que se haya “cruzado” a lo largo de la vida. Esto convierte a la leche materna en la mejor protección para bebés sanos contra muchas enfermedades y probablemente, también la confiera para COVID-19.

Estudios preliminares demostraron que madres con COVID-19 tenían en su leche defensas contra el nuevo coronavirus, capaces de neutralizarlo. En la leche materna solamente se encontraron las defensas pero no al virus, por lo que sería seguro y, además, beneficioso administrársela al bebé.

Considerando esto, junto a todos los demás beneficios que trae el consumo de la leche materna por el bebé, éste puede continuar recibiéndola de su madre infectada. En el caso de elegir amamantar, se puede hacer con las precauciones necesarias para evitar el posible contagio debido al contacto estrecho con el bebé. Se sugiere amamantar utilizando barbijo y lavándose las manos antes de tocar al bebé, manteniendo los cuidados necesarios. Otra opción es, de ser posible, sacarse leche y que un adulto sano se la dispense con una mamadera o biberón. De todas formas, la decisión debe ser tomada en conjunto con la familia y el personal de salud. Todas las madres infectadas o con síntomas de COVID-19 deben buscar ayuda médica rápidamente y seguir las instrucciones del personal de salud.

Otras Publicaciones
Compartir esta publicación: