El MundoNoticias

Lejos de terminar con la pandemia del coronavirus, el mundo sigue en alerta: los casos positivos de COVID-19 superan los 16,5 millones de infectados, y más de 655.000 muertos en todo el planeta.

Países como España, Vetnam, Japón, Australia, Alemania e Israel, que consideraban haber dominado la situación, tuvieron que volver hacia atrás con algunas medidas que habían tomado para flexibilizar el aislamiento, en post de frenar una segunda ola de contagios.

El gobierno alemán solicitó a sus ciudadanos que no viajen a España o a China por temor a que el virus se siga expandiendo; en Estados Unidos se preparan para una segunda crisis sanitaria ante pacientes que demoran tratamientos por otras dolencias.

En el caso de España, el gobierno nacional definió utilizar drones para controlar la distancia social en la playa, como así también el uso de tapabocas; al mismo tiempo, en Madrid comenzó la jornada con barbijo obligatorio para todos. 

En Vietnam la situación no es mejor: los residentes de Hanoi están muy preocupados ante un rebrote. El primer ministro, Nguyen Xuan Phuc, aseguró en una reunión online con su gabinete que se trata de una nueva cepa del virus, y que tiene aún una mayor velocidad de contagio.

En cuanto a Australia, el primer ministro defendió públicamente la posibilidad de profundizar el aislamiento; India, por su parte, alcanzó un récord de más de 52.000 casos diarios y se cree que más de la mitad de los residentes de los barrios vulnerables de Mumbai habrían tenido el virus.

Otras Publicaciones
Compartir esta publicación: