En varios sitios web circularon resultados preliminares sobre estudios in vitro en los que se observó una disminución en el ingreso a las células del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) gracias a la capacidad de la heparina de unirse a una parte de la proteína S (spike o espiga). Con esta noticia, se afirmó que la heparina podría utilizarse como tratamiento contra COVID-19. Además, se tergiversaron los comentarios de médicos italianos que formaron parte de estudios con heparina, asociando los resultados prometedores in vitro y en ensayos clínicos incipientes a una terapia aprobada contra COVID-19.

¿Por qué es falso?

La heparina es un agente que se utiliza como anticoagulante. Se observó que esta droga tenía además propiedades antivirales ya que fue capaz de inhibir la multiplicación del nuevo coronavirus en ensayos de laboratorio, pero esto no quiere decir que sea eficaz para el tratamiento de COVID-19. En el estudio realizado se observó que la heparina era capaz de unirse a la proteína S de la superficie del virus. Esta proteína es muy importante porque es la “llave” que encaja en la “cerradura” de la puerta de entrada de este virus a nuestras células, con lo cual, al “pegarse” la heparina a la “llave”, bloquearía el acceso del virus a nuestras células. 

Aún con estos resultados de laboratorio, al momento no hay pruebas que determinen que la heparina sea efectiva como antiviral para el tratamiento de COVID-19. Hay dos estudios que analizaron el uso de heparina para el tratamiento de la enfermedad. En uno de ellos se asoció a una reducción de la mortalidad en pacientes con enfermedad severa, pero en otro estudio con mayor cantidad de pacientes, no se observó este efecto. Por ello, se necesitan más estudios para poder evaluar fehacientemente la eficacia y la seguridad del tratamiento con heparina y no solamente en los que presentan un trastorno específico de la coagulación, quienes podrían ser beneficiados por el uso de la heparina como anticoagulante, sino de modo general en todos los pacientes con COVID-19. Hoy el uso de anticoagulantes en COVID-19 es solamente para ciertos casos y no hay un consenso al respecto de su uso, por lo que cada institución tiene su protocolo interno respecto a su administración.

Otras Publicaciones
Compartir esta publicación: