En una entrevista radial y a través de audios de Whatsapp, una profesional de la salud sostuvo que no se realizaron ensayos en la fase experimental pre-clínica (en animales) de algunas vacunas contra SARS-CoV-2. Según ella, se saltearon estas etapas y se pasó directamente a la fase de pruebas en humanos. Más adelante, en la misma entrevista y de forma contradictoria, declara que los ensayos en animales “salieron mal”.

¿Por qué es falso?

Actualmente se encuentran en desarrollo más de 165 formulaciones vacunales para el nuevo coronavirus. Todas las vacunas se desarrollan siguiendo distintas fases. En primer lugar, siempre se realizan ensayos de laboratorio y luego en animales; a estos se los llama ensayos pre-clínicos. En esta fase se les administra a animales la formulación y luego se evalúa si quedan protegidos frente al virus. Si la vacuna confiere protección en animales se pasa al inicio de los ensayos en humanos. Las fases en humanos se llaman fases clínicas. De las vacunas en desarrollo para COVID-19, al momento, hay 32 en las fases clínicas. Hay distintos tipos de vacunas, que usan diferentes estrategias para entrenar a nuestro sistema de defensa para el reconocimiento del nuevo coronavirus y así poder protegernos de él si nos infectamos. Dentro de las vacunas en fases clínicas más avanzadas está la vacuna de Oxford-AstraZeneca. Esta vacuna se probó en ratones y en monos macacos: en ambos animales se demostró que se generaron defensas contra el nuevo coronavirus, ya que los que fueron vacunados no se enfermaron cuando fueron expuestos al virus. Los resultados se publicaron en la revista científica Nature

Otra de las vacunas que se encuentra en las últimas fases clínicas es la vacuna de ModeRNA. Esta vacuna se probó en monos macacos y se observó que también fue capaz de generar defensas y protección frente al nuevo coronavirus. Estos resultados se publicaron en la revista científica The New England Journal of Medicine. A su vez, se realizaron estudios en animales con formulaciones vacunales basadas en virus del resfrío humano (como los que usa la vacuna de Johnson & Johnson-Beth de Israel y EEUU, o la de Gamelaya, de Rusia) y se observó que esta formulación protegía del nuevo coronavirus a monos macacos. También están publicados en la revista científica Science los resultados que se obtuvieron con una formulación vacunal basada en genoma viral sintético del tipo de ADN (como la de Zydus de India, la de de AnGes de Japón e Inovio de EEUU), observándose que confieren protección ante la infección con el nuevo coronavirus en monos macacos.

Otras Publicaciones
Compartir esta publicación: