1. 8
  2. 9

FALSO

La inmunidad de rebaño se alcanza cuando el patógeno no puede infectar a nuevas personas, porque las personas con las que se encuentra están protegidas contra la infección. Generalmente, se da como resultado de los programas de vacunación masivos. Cuando se da la inmunidad de rebaño, no sólo no hay nuevos brotes, sino que las personas que no pueden recibir esa vacuna particular o vacunas en general, como las personas inmunosuprimidas, quedan protegidas.

En la prensa de algunos países de la región como Brasil, Perú y Colombia y de otros como Estados Unidos y España se afirmó que se alcanzó la inmunidad de rebaño, luego de que cierto porcentaje de la población se infectara naturalmente con el virus. Sin embargo, no hay evidencias científicas que avalen esta afirmación. Por ejemplo, en Manaos, donde se pensaba que se había alcanzado la inmunidad colectiva, hubo un nuevo brote en septiembre. En un trabajo donde evalúan la circulación viral de distintos países estiman que los valores necesarios para alcanzar una inmunidad colectiva pueden llegar hasta el 70% de la población protegida. Si las medidas se relajan y el virus circula más, los valores para alcanzar la inmunidad colectiva se vuelven más altos. Alcanzar una inmunidad de rebaño por la infección natural conlleva muchísimas muertes y las personas que se infectan pueden tener consecuencias médicas y financieras.

Por otra parte, no está probado que todas las personas recuperadas de COVID-19 tengan una protección duradera contra la re-infección. No podemos aún probar cuánto tiempo dura la inmunidad. Los coronavirus estacionales que causan resfríos comunes provocan una inmunidad que parece durar aproximadamente un año, este virus podría ser similar.

Otras Publicaciones
Compartir esta publicación: