1. confiar-habitos-18-1
  2. CoronaApresurado-17

APRESURADO

En un primer reporte realizado en China en pacientes dados de alta de COVID-19, se observó que aquellos que habían cursado un cuadro severo de la enfermedad presentaban anormalidades en la capacidad pulmonar. Por ello, para este grupo de pacientes se recomienda realizar estudios de función pulmonar. Actualmente se están estudiando indicadores para evaluar si los pacientes severos son más propensos a tener fibrosis pulmonar. Sin embargo, para definir si esto podría constituir una secuela a largo plazo es necesario estudiarlo durante períodos de tiempo más largos. 

Cabe destacar que varios sobrevivientes de la epidemia de SARS del 2003 desarrollaron fibrosis pulmonar residual, observándose los cuadros más severos en los pacientes mayores.

Asimismo se recomienda que todos los pacientes severos de COVID-19 que hayan estado en terapia intensiva reciban rehabilitación luego de superar la fase aguda de la enfermedad ya que se observó que una rehabilitación de 6 semanas posteriores al alta mejora la capacidad pulmonar, la calidad de vida y los cuadros de ansiedad en pacientes mayores. Es por esto que al revertirse estas condiciones podrían no presentarse secuelas en el largo plazo. 

A su vez, también se está evaluando si el nuevo coronavirus podría traer consecuencias neurológicas a largo plazo. Se sabe que los coronavirus son neuroinvasivos, pudiendo causar  inflamación y neurodegeneración; por ende, es razonable suponer que esto sea cierto también para el SARS-CoV-2, ya que se observaron manifestaciones neurológicas en pacientes con COVID-19 (falta de olfato, gusto, etc). Sin embargo, aún es muy pronto para determinar si este virus puede dejar secuelas neurológicas a largo plazo.

Otras Publicaciones
Compartir esta publicación: